EN DIOS TENEMOS UN REFUGIO

Sal 2:12 Honrad al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino, pues puede inflamarse de repente su ira. ¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!

Debemos refugiarnos en él por difícil que sea nuestro problema, pareciera que algunas soluciones van en contra de nosotros sin embargo Dios dijo que estría con nosotros

Como niños amados, debemos refugiarnos en Dios.

Besad al Hijo, son expresiones de adoración que nos ayudan a no perder el camino, por estas expresiones le mostramos nuestro amor.

El beso es parte de la comunión de amor entre el amado y la amada como lo describe el cantar de los cantares.

Cnt 1:2 ¡Que me bese con los besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino.

Por medio de la adoración se aparta la ira del Señor.

Sal 2:7 Ciertamente anunciaré el decreto del SEÑOR que me dijo: “Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.

Hay un decreto que nos declara hijos de Dios. Nosotros somos hijos de Dios.

Fuimos engendrados por la Palabra que ha sido predicada.

Jua 1:12 Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre,

1Re 19:18 Además, todavía me quedan siete mil en Israel que no doblaron la rodilla para adorar a Baal* ni lo han besado. A ellos los dejaré con vida.

Hay personas que no han querido besar al Hijo, sin embargo puede estar besando a Baal. Los que no besado a Baal y no e han arrepentido cuando el Señor se manifieste tendrán su recompensa.

Sal 40:4 Afortunado el que confía en el Señor y no busca ayuda en dioses falsos.

La idolatría no solamente se puede ver con imágenes, sino con actitudes, como la avaricia, el amor al dinero.

1Ti 6:10 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.

Debemos refugiarnos en Dios y no en las cosas materiales, ya que Dios es el dueño del Oro y de la Plata. Debemos ser buenos administradores de lo que Dios nos da, ya que con el oro que Él nos da podemos colaborar con el arca del pacto o hacer un becerro de oro.

Sal 84:11 Porque sol y escudo es el SEÑOR Dios; gracia y gloria da el SEÑOR; nada bueno niega a los que andan en integridad.

La integridad en todo lo que hace, en la casa, en el trabajo, en la iglesia, con las deudas, etc.

Dios sabe como caminamos, y si andamos en integridad, todo lo que Él sabe de lo que tenemos necesidad, no debemos pedir lo material, sino lo espiritual, los dones espirituales, anhelar un ministerio primario, la llenura del Espíritu, etc.

Mal 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me estáis robando. Pero decís: “¿En qué te hemos robado?” En los diezmos y en las ofrendas.

La integridad es probada por Dios, en todo lo que hacemos, aún con el tiempo, debemos redimirlo conforme a la escritura.

La integridad en la familia consiste en no mentirse mutuamente.

Sal 84:12 Oh SEÑOR de los ejércitos, ¡cuán bienaventurado es el hombre que en ti confía!

Pro 16:20 El que pone atención a la palabra hallará el bien, y el que confía en el SEÑOR es bienaventurado.

Es necesario presentarnos delante del Señor prestos a escuchar con atención.

Sal 27:4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré;

Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida,

Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

Ecl 5:1 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.

Pro 18:22 El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová.

Isa 30:18 Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él.

Isa 30:18 Pero el Señor los espera, para tener compasión de ustedes; él está ansioso por mostrarles su amor, porque el Señor es un Dios de justicia. ¡Dichosos todos los que esperan en él!

Dios nos espera y muestra compasión, a pesar de nuestra infidelidad, Dios espera por nosotros, esforcémonos por estar a tiempo en cada cita con nuestro Amado. Debemos pedirle al Señor que nos de esa ansiedad por su Presencia, por su amor, por consagrarnos, por conocerle cada día más.

Isa 30:19 Pueblo de Sión, pueblo que vive en Jerusalén, ya no tendrás motivos para llorar. El Señor tendrá compasión de ti cuando oiga tu grito de auxilio. Tan pronto lo oiga, él te responderá.

Isa 30:20 Puede que el Señor te dé pan de sufrimiento y agua de aflicción, pero tu Maestro ya no se mantendrá oculto; tus ojos lo verán.

Isa 30:21 Cuando te desvíes a la izquierda o a la derecha, oirás una voz detrás de ti diciéndote: «Por ahí es el camino, sigue por él».

Debemos clamar (gritar con desesperación) confiando que Él nos escuchará.

Rom 10:8 Mas, ¿qué dice? CERCA DE TI ESTA LA PALABRA, EN TU BOCA Y EN TU CORAZON, es decir, la palabra de fe que predicamos:

Rom 10:9 que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo;

Rom 10:10 porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.

Rom 10:11 Pues la Escritura dice: TODO EL QUE CREE EN EL NO SERA AVERGONZADO.

No seremos avergonzados los que esperamos la venida de nuestro Señor, perseveremos en la fe, creyendo que Él es Señor y que gobierna nuestra vida.

1Pe 2:6 Pues esto se encuentra en la Escritura: HE AQUI, PONGO EN SION UNA PIEDRA ESCOGIDA, UNA PRECIOSA piedra ANGULAR, Y EL QUE CREA EN EL NO SERA AVERGONZADO.

CONCLUSIÓN

Esforcémonos por andar en integridad, para que cuando el Señor venga no seamos avergonzados en su venida, esforcémonos en conocerle cada día más, seamos fieles en lo poco para poder acceder a lo mucho. Dios es nuestro refugio, el está ansioso por mostrarnos su amor, no hagamos esperar a nuestro Amado, para ser partícipe de su amor y no de su enojo. Dios es omnipresente, sus ojos están sobre nosotros, nuestras escusas no son válidas, Él conoce nuestros pensamientos.

Acudamos a la cita con nuestro amado y no lo hagamos esperar.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *